fisioterapia infantil clinica cofer murcia

La Fisioterapia, debido a multitud de motivos, entre otros, la óptima resolución de ciertas complicaciones, malestares y/o patologías, se ha convertido en la disciplina idónea también para los más pequeños. Así, la fisioterapia infantil respiratoria, neurológica, osteopática, etc. supone a día de hoy una de las terapias más elegidas por los padres para mejorar la calidad de vida de los bebés de 0 a 3 años. La Revista PSN ha charlado con María Doporto, fisioterapeuta, para arrojar un poco de luz sobre qué especialidad fisioterapéutica es la más adecuada para los diferentes tipos de dolencias. Y de ahí hemos extraído este interesante artículo.

La fisioterapia respiratoria infantil supone hoy en día una de las terapias más efectivas para el tratamiento de patologías como las bronquiolitis. La técnica consigue que, por medios físicos (variaciones de flujo respiratorio, clapping, vibración…), se elimine el cúmulo de mucosidad en las vías respiratorias, evitando las cronicidades y disminuyendo la necesidad del consumo de antibióticos y otro tipo de medicamentos.

Además, según apunta Doporto, “el papel de la fisioterapia respiratoria infantil no asiste sólo a aquellos procesos patológicos ya instaurados, sino que ayuda a prevenir su aparición con una correcta educación respiratoria, tanto de los padres como de los niños. Esto lo conseguimos mediante ejercicios tan sencillos como sonarse bien la nariz, el drenaje de vías respiratorias o mejorando la mecánica respiratoria”. Los cólicos del lactante también traen de cabeza a los padres. El llanto desconsolado, la irritabilidad del bebé y las molestias a nivel gástrico mejoran gracias a la fisioterapia. “Mediante el masaje, que se les enseña a los padres, y a la osteopatía craneal, se pueden aliviar dichos síntomas y mejorar así considerablemente su estado”.

Para las molestias intestinales

Por desgracia, las molestias gastrointestinales de los más pequeños no sólo se centran en el cólico del lactante. Otros procesos frecuentes como el estreñimiento, los gases u otras molestias de tipo intestinal pueden ser abordadas desde la fisioterapia y la osteopatía, mejorando el proceso a nivel visceral y la calidad de vida del bebé.

La fisioterapia neurológica supone un campo de abordaje importante y amplio, sobre todo en aquellas situaciones donde hay alguna alteración del retraso psicomotor. En este caso, la estimulación del sistema nervioso juega un papel fundamental dentro del abordaje multidisciplinar. “No es necesario que exista un diagnóstico antes de acudir a la consulta del fisioterapeuta; la estimulación temprana en aquellas dificultades que se detecten, puede ayudar a su rehabilitación y no trascender más allá de un leve bache en el desarrollo de una habilidad”.

Asimismo, patologías como la parálisis braquial del recién nacido o la espina bífida, también pueden verse favorecidas desde la rehabilitación fisioterapéutica. Por otro lado, los dolores de espalda, la escoliosis u otras dolencias traumatológicas son más frecuentes de lo que se piensa, sobre todo cuando los más pequeños se van enfrentando al día a día de la escolarización, cargando mochilas pesadas o realizando determinadas actividades físicas. Sus espaldas y miembros superiores e inferiores se ven sometidos a lesiones muy tempranas, que cuanto antes se aborden, menos repercusiones tendrán en la adolescencia o etapa adulta.

Desde la fisioterapia y osteopatía infantil también se pueden mejorar procesos de obstrucción lacrimal, alteraciones posturales, estimulación temprana, y un largo etcétera, por lo que la profesional recomienda consultar con un fisioterapeuta ante cualquier duda para abordar, desde el inicio, la dolencia concreta y no convertirlo en algo más grave o que pueda repetirse con carácter periódico.